Independencia de la Place Flagey

IMG_5800.PNG

El próximo 7 de Diciembre, en Bruselas, tendremos manifestación independentista catalana. Pero muy poco antes, el 2 de Dicembre, hay otra mucho más importante por lo deliciosa: una convocatoria por la independencia de la Place Flagey, que alguien propone en convertir aparentemente en nueva ciudad libre de Christiania… pero lean el cartel y disfruten. ¿No entienden francés? La traducción, y notas al margen, aquí.

Independencia de la Place Flagey

¿Tu vida te aburre?

¿No tienes trabajo?

¿Tienes la impresión de que el mundo te ha abandonado y no sabes qué hacer con tu vida?

Tranquilo. El problema no es tuyo, sino de los demás.

Declaremos la independencia de Bélgica y de Europa.

Formemos nuestro propio estado soberano en el que la vida tendrá un sentido.

Cita en mitad de la Plaza el 2 de diciembre a las 16;57 precisas con un “toque de queda” cualquiera.

No le digan nada a nadie.

Que sea el comienzo de un nuevo movimiento liberador.

¡Viva la Place Flagey libre!

NB: las preguntas más específicas como por ejemplo,

“¿Cómo financiar nuestro nuevo país? O ¿Cómo formar gobierno y levantar fronteras para defendernos del invasor belga?” no tienen aún respuestas. Pero según nuestros cálculos no deberían suponer un problema.

Fimado: el Comité no extremista por la independencia de la Place Flagey.

2 notas mías:

Sobre la Plaza: La Place Eugène Flagey (en neerlandés Flageyplein), normalmente llamada Flagey a secas, está situada en mitad de Bruselas y tras su renovación se ha convertido en los últimos años en un lugar “branché” de la capital para la juventud con bares y actividades culturales que se desarrollan en torno al también renovado edificio de la antigua Casa de la radio, una magnífica estructura Art Deco que alberga un Centro Cultural, conciertos de la Filarmónica de Bruselas y de otro tipo. Tampoco falta en mitad de la plaza un puesto de patatas fritas (fritkot) a la manera tradicional belga, ya que las famosas “French fries” son en realidad “Belgian fries” y por aquí, con una doble cocción particular, son el orgullo nacional.

Sobre el país: Bélgica es muy criticable. Pero tiene también sus virtudes, y estas siempre se disfrazan bajo una capa de surrealismo, situaciones imposibles y “autodérision” (auto burla, reírse de sí mismo, auto ironía…). En esto son imbatibles.

El patriotismo belga –el belga, no el flamenco- es cuasi invisible, es posiblemente el más difícil del mundo de discernir pero existir, como las meigas, si existe. Lo que ocurre es que se basa en negarse a sí mismo.

Consiste en admitir desde el principio que el patriotismo, al menos el belga, no es importante y no posee aspiraciones globales. A cambio ofrece reconocerse en la vida de todos los días, en el quehacer local, en un sentido del pacto infinito que termina inevitablemente en los absurdos más imposibles. Que en realidad pueden dificultar la vida cotidiana, y no ofrecen soluciones muy eficaces –véase la descoordinación entre diferentes servicios tras los atentados terroristas en Bruselas-. Pero son una garantía de que la vida cotidiana sigue su curso. Con sus cenas entre amigos, un trabajo con impuestos desproporcionados pero con numerosas ventajas fiscales a cambio, una administración imposible, pero que ahí está a fin y al cabo…

La vida está llena de pequeños obstáculos burocráticos que no pretenden –ni siquiera se les pasa por la cabeza- eliminar. “Ça, il faut le savoir, monsieur” te dirán siempre cuando tú, como extranjero, te empeñas en explicar que no es lógico que tal calle cambie de nombre a mitad de su recorrido para recuperarlo varios unos metros más allá, numeración incluida…

Quizá en el fondo sean ellos quienes han entendido el secreto de la existencia humana como una sucesión de eventos privados salpicada de pequeños obstáculos burocráticos, que en el fondo actúan como balizas de normalidad, nos indican que todo va bien, y que por eso, con la mayor tranquilidad, puedes reírte de ti mismo, de tu país, de los otros con cierta filosofía (Le Chat de Philippe Geluck) . Como dice el título de un famoso espectáculo teatral bruselense anual de “autodérision” nacional por excelencia: “Soit belge, et tait-toi!”.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s